sábado, 2 de mayo de 2015

2015 05 02 Cartes.

No descartes ir a Cartes, algo se fragua.

Escudo de Cartes.
Salimos como es habitual desde nuestro punto de reunión, paramos a tomar el café en la Parra y continuamos hasta un sitio que había visto muchas veces desde la carretera cuando venía los viernes de Burgos y siempre había llamado mi atención, un día mi amiga Silvia, que es de cerca, me explicó lo que era, pero nunca había tenido la oportunidad de parar a verlo, ya que había prisa por llegar a casa y nunca iba solo, mira por donde hoy vamos a estar bien cerca de el.
La iglesia de San Jorge se construyó en 1.980 como capilla-panteón, por deseo de los duques de Santo Mauro, sobre las ruinas de una ermita medieval.











Enfrente se encuentra
el Palacio de los Hornillos (1.897-1.904), construido por el duque de Santo Mauro y lugar de veraneo actual de la marquesa de Santa Cruz. Fue el lugar donde se rodaron los exteriores de la película los otros.
Ahí estaban las otras mirándonos.


Tras unas fotos continuamos

hasta


Cartes, junto a la vecina localidad de Riocorvo, fue declarada en 1.985 conjunto histórico artístico siendo uno de los pueblos más interesantes de la región por su arquitectura y urbanismo.

Este núcleo posee una excelente e interesante muestra de arquitectura de entre los siglos XV y XIX, con numerosas casas blasonadas.


Comenzamos la visita guiada

guiada por nuestros instintos,

 las aldabas "timbrones",
los escudos,
los balcones,

los aromas
y algún que otro Santo.

Las puertas nos cuentan su historia

















 y mas aun las fachadas.


Casona de Dña. Melchora Qixano, bajo el escudo el lema  "Es ardid de cavalleros, Quixano para bencellos", modificación del de Ceballos adaptada al apellido.
Seguimos trillando el pueblo hasta la torre.
El Torreón de Cartes es una casa-torre defensiva cruzada sobre la calle principal, antiguo camino real, la cual lo atraviesa. Se trata de los restos de una antigua fortaleza de porte medieval construida en 1.421 por la familia Manrique, condes de Castañeda y marqueses de Aguilar, para defenderse de los cercanos señores de la Vega (Torrelavega). 
El torreón, junto a toda la villa, fueron declarados conjunto histórico-artístico en 1.985. Recibe también los nombres de Torre de Cartes, Torreón de Manrique, Torreones de Cartes y Castillo de Cartes.

En la clave del arco mal seguro 
cuyas piedras el tiempo enrojeció, 
obra de un cincel rudo, campeaba 
el gótico blasón.
Penacho de su yelmo de granito, 
la hiedra que colgaba en derredor 
daba sombra al escudo, en que una mano 
tenía un corazón. 
A contemplarlo en la desierta plaza 
nos paramos los dos; 
y, “Ése —me dijo— es cabal emblema 
de mi constante amor.”
¡Ay!, es verdad lo que me dijo entonces: 
verdad que el corazón 
lo llevará en la mano..., en cualquier parte.... 
pero en el pecho, no.
Gustavo Adolfo Becquer. 
Regresamos por la misma calle,
no todo va ser bonito,
todo pueblo tiene también su parte descuidada. 
Aunque quedaban billetes en primera, volvimos en moto,
recogiendo por el camino
alguna estampa mas
con que llenar la saca.

Otro día mas Slow dio en la clave.
Saludos.




2 comentarios:

  1. Resultó una ruta muy interesante, en la que además de descubrir nuevos lugares, recorrimos nuevas carreteras y anotamos nuevos planes ;)
    Es curioso cómo descubre uno los pueblos.. este salió de un libro que lleva años en casa de mis padres.
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho que ver en toda Cantabria, esos pueblos y sus casas me encantan por lo bien cuidados que están al igual que sus montes, hay que trillarlos, Saludos

      Eliminar